MERCADO LABORAL: “Las nuevas profesiones aún no existen”

0 1.072

La más grande de las incertidumbres que gira en torno el mundo del trabajo, en plena mutación por la incorporación de nuevas tecnologías, es el desconocimiento. En diálogo con Newsbiz, Ignacio Sánchez Chiappe, director de la Escuela de Supply Chain Management y Logística (IEEC) opinó sobre el rumbo del sector logístico, de e-commerce y comercio exterior, y vislumbró cuáles serán las herramientas más innovadoras.

 

-¿Cuáles cree que serán los principales desafíos que las nuevas generaciones deberán afrontar en su inserción laboral?

Los trabajos en que nos ocuparemos en el futuro, las nuevas profesiones aún no existen. Este es el desafió más complejo y el que complica absolutamente todo, porque no sólo hay que pensar en profesiones que aún no sabemos muy bien cuáles ni cómo serán, sino que tampoco tenemos demasiadas pistas sobre las capacidades que se van a requerir para poder cumplir con los nuevos empleos que la Cuarta Revolución Industrial generará. Un tema central, que se abordó en el marco del Foro Argentina Industrial.

-¿Qué rol debe asumir la Educación?

-En este marco hay características que no se deben subestimarse, como asumir que la educación está cambiando o debería cambiar hacia una formación mucho más orientada a lograr resultados, y que consecuentemente los conocimientos fundacionales que serán necesarios dominar, se modificarán sustancial y rápidamente, en especial para las profesiones con perfiles técnicos. Además, se deberá realizar un sinceramiento enorme de variables hasta ahora ignoradas o silenciadas, teniendo a la educación como el motor que movilizará esta transformación. Sin dejar de tener en cuenta que deberemos redefinir lo qué se debe enseñar desde la escuela primaria, y qué perfiles de profesionales deben formar las universidades. Aquí debemos resaltar la necesidad de actualizarse permanente a través de cursos cortos y constantes, para estar “relativamente” al día con las innovaciones, ya que estar totalmente actualizado se ha vuelto casi imposible.

-¿En qué deberán pensar los nuevos profesionales para desarrollarse?

-Otros desafíos que enfrentan las empresas y que determinarán un amplio campo de oportunidad tanto para las nuevas generaciones que se insertan al mundo laboral, como para aquellos profesionales que se reconviertan con el objetivo de mantener niveles óptimos de empleabilidad, son: la explosión del concepto de “servicio al cliente” como diferenciador; la globalización real del trabajo, de los conceptos y de las prácticas; el dominio de dos o más idiomas; y la pérdida de lealtades frente a una cultura cada vez más pragmática que busca maximizar el valor del tiempo.

-¿Cuáles son las tecnologías más disruptivas en el sector de operaciones logísticas, e-commerce y comercio exterior? 

-Lo que mandará es el servicio al cliente. Y aparejado con eso, la velocidad y la cercanía para brindar el servicio. Hace unos años si me encontraba viendo televisión y deseaba tomar un helado, probablemente lo hubiera tenido que ir a comprar y a buscar personalmente. Hoy con la explosión del delivery, me traen el helado a mi casa. Y si el vendedor sabe usar los datos que se generan en cada compra, los sabrá aprovechar para fidelizarme. Si no, dejará pasar una oportunidad de oro. Otra vez, un ámbito expandido y muchas más oportunidades para aprovechar.

Tecnologías como Internet de las Cosas, Internet Industrial de las Cosas, Data Analytics, Machine Learning, Big Data, Robótica, Desarrollo de Algoritmos, Realidad Virtual y Realidad Aumentada, servirán para informar mejor al cliente y simultáneamente alertar más rápido y con mayor exactitud al posible proveedor de un bien o servicio. Estas tecnologías se transformarán en el campo de prueba de quiénes las aprovechan mejor, y definirán sin duda a los ganadores.

-¿En que se debería poner el foco a la hora de pensar nuevas carreras?  

En reconvertir los contenidos de los programas de estudio, aggiornar a los docentes, encontrar la forma para que los estudiantes puedan aprender más rápido y mirar con mucha atención a las nuevas tecnologías, que apoyan y cambian radicalmente las formas de enseñar y el nivel de involucramiento requerido. 

Es un desafío hermoso, porque por primera vez en la historia humana, todo, realmente todo, tiene que ver con todo. Y eso implica que ya no hay una sola profesión o especialidad que pueda resolver sus interrogantes aisladamente del resto de las otras profesiones.

-¿Qué sucede con esta transición en el resto del mundo?

-En Europa y en Estados Unidos hay una preocupación real y ampliamente extendida en definir, o al menos, tratar de aproximarse a lo que serán los perfiles laborales necesarios. Como decíamos al principio, es tan profundo el cambio, que por ahora me atrevo a pensar que lo único que realmente puede servir es una actitud infatigable de no quedarse atrás. Durante toda la vida. ¿Se imaginan ustedes yendo al médico que nos ha recomendado alguien y enterarnos en el camino que ese profesional hace más de cinco años que no asiste a un congreso, que no usa habitualmente de internet, que no participa en foros con sus colegas? Quizás ni llegaríamos a aproximarnos a su puerta. Nos iríamos y buscaríamos a otro que nos diera más confianza. Y lo mismo pasa en todas los ámbitos laborales. La actualización permanente es la forma de acercarse al futuro… o ¿al presente?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram