Industria Láctea: “Nuestro objetivo nunca será ahogar al consumidor”

0 85

La industria láctea atraviesa momentos difíciles fruto de varios años de políticas económicas desfavorables para el sector. Ahora, además, el impacto de una inflación incontenible lleva a una escalada de precios en los productos que está rompiendo el mercado, propiciando un escenario signado por la incertidumbre, la irrupción de nuevas marcas y profundas modificaciones en el sistema productivo del sector.

En este contexto, el segmento quesero ocupa un lugar preponderante. Según Gabriela Benac, socia de Lácteos Luz Azul y miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL), “en la Argentina los quesos mas consumidos son el cremoso, queso barra y muzzarella, quesos ¨para rallar¨ como el sardo, o quesos para picadas como fontina, pategras, saborizados, parmesano, reggianito y provolone. También es elevado el consumo de ricota, crema y, por sobre todo, somos fanáticos del dulce de leche”.

Con una mirada optimista del futuro, la especialista dialogó con Newsbiz para analizar la actualidad y buscar explicaciones a los aumentos de precios que se registraron este año. “La producción de leche en el país es un proceso que lleva mucho tiempo para sacar adelante y depende, en gran medida, del clima y las lluvias. En los últimos años, esta producción bajó, pero desde diciembre del 2018 la leche subió su valor al productor entre un 80% y 100%”, indica Benac. Y analiza: “Hace varios años que los argentinos nos acostumbramos al precio elevado de los quesos. Habíamos encontrado un punto de estabilidad en el que no nos sorprendían los valores en el supermercado. Pero en 2019 se volvieron a disparar y nadie entiende bien por qué”.

Desde diciembre del 2018 la leche subió su valor al productor entre un 80% y 100%.

Gabriela Benac

Por su parte, los consumidores empiezan a volcarse a marcas alternativas a las más grandes del mercado y recorren los comercios en busca de precios. Pero también buscan alimentos ricos y de calidad. Esta conducta favoreció el crecimiento de empresas pequeñas y medianas del rubro, capaces de ofrecer productos que garantizan una verdadera relación precio-calidad. En esas condiciones prosperó Luz Azul, una firma argentina que basa su modelo innovador de comercialización en el rubro quesero a partir de franquicias y locales propios que acortan la brecha entre el productor y el consumidor. No tienen presencia en góndolas de supermercados y, de esa manera, logran mantener un precio competitivo.

¿Qué explicación encuentra a la suba de precios de la leche?

Un altísimo porcentaje del costo del tambo es el alimento de las vacas. Tanto el forraje como los suplementos alimenticios están dolarizados porque son elaborados a partir de comodities como el maíz y la soja. Ese aumento de los insumos por devaluación, junto con las dificultades climáticas de los últimos años (inundaciones y  sequías), más la falta de rentabilidad que los llevó a desinvertir, impactó negativamente en la oferta. Hoy nos encontramos ante un escenario de incremento de la demanda por tecnificación de las fábricas que aumentaron su capacidad instalada, potenciando este desbalance. Durante años, la leche estuvo a 20 centavos de dólar por el litro y, actualmente, está a 30 o 35 centavos de dólar, un valor internacional razonable.

¿Por qué los productores de quesos, no pudieron ponerse de acuerdo para evitar esta situación?

En nuestro país, el sector lácteo siempre estuvo monopolizado por 3 o 4 grandes empresas, el resto somos 200 o 300 pymes con relativo bajo volumen de compra. Por supuesto, quienes marcan terreno son las grandes y, en consecuencia, generan la tendencia en el precio. El resto seguimos la corriente, no somos formadores de precios.

Parmesano de Luz Azul

¿Cómo incide el precio de la leche en el costo del queso?

Más del 80% del costo del queso es por la leche, el resto es energía, insumos, packaging, mano de obra, costos logísticos, etc.

¿De dónde obtienen la leche las industrias queseras?

Las fábricas compramos la leche directamente de tambos. Por un tema de costos de flete, lo hacemos de los que se encuentran más cerca de nuestras fábricas. Las principales provincias lácteas son Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa y Buenos Aires.

¿Cómo es la actualidad de las pymes lácteas en los últimos años?

Dada la situación del país, la búsqueda de los consumidores hizo que la gente se diera cuenta que las marcas menos instaladas en el imaginario social podemos ofrecer excelente relación precio calidad. En nuestro caso, por ejemplo, lo conseguimos a través de una fuerte campaña de comunicación de quiénes somos y la calidad que tenemos. Estamos cerca del consumidor con más de 30 sucursales y la posibilidad de tener buenos precios al ser directos de fábrica, ofreciendo promociones que llegan directo al consumidor sin intermediarios.

¿Qué estrategias generan para ofrecer sus productos?

Hacemos hincapié en el posicionamiento de la marca en canales, medios gráficos, trabajamos con las redes sociales, hacemos promociones y sorteos, vamos a los concursos de quesos. Ahora, trabajamos en una marca federal para expandirnos en el norte Argentino, donde tenemos aperturas previstas en Chaco, Salta y Tucumán.

¿Qué cambios hicieron a nivel productivo?

En los últimos años la tecnología se puso al alcance de las pymes, por lo que pudimos modernizar la planta de producción con maquinaria de última generación y formar equipo. La gente es nuestra clave.

¿Qué ocurrirá con el precio de los quesos?

Con la última suba del dólar hicimos una remarcación del 10%, pero nunca nuestro objetivo será “ahogar” al consumidor.

Por supuesto, nuestro país tiene un gusto especial por los quesos y, por eso, no se dejará de consumir: “Nos gusta mucho la picada, un rico queso siempre viene bien, por eso el consumidor tiene que aprender a buscar las mejores ofertas y, en ese sentido, las pymes son una alternativa más conveniente en precio-calidad”, puntualizó Benac.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram