“Vamos hacia un mundo con 1 millón de criptomonedas diferentes”

0 61

Ésta es la previsión de Gonzalo Arzuaga, creador en 1996 del portal y buscador GauchoNet y, en 2017, de Terrifico Capital, un fondo de inversión dirigido a quienes deseen exponer su portafolio a los retornos posibles de las criptomonedas. En el año en que el bitcoin cumple su 10° aniversario, hay en total unas 2 mil criptomonedas y siguen surgiendo más, igual que en la segunda mitad de los ´90 había sólo unos cientos de páginas web. Se trata de pescar a las joyitas en este mar de criptomonedas para obtener una rentabilidad que, en los mejores casos, llegará a 100%.

El bitcoin cumple diez años en 2019 y los cumple sin haber sido hackeado nunca, a pesar de lo codiciable que es como botín. Y aunque el público masivo empezó a familiarizarse con el término en diciembre de 2017, cuando su cotización llegó a casi US$ 20 mil, también es cierto que en esta década se han creado unas 2 mil criptomonedas en total. Arzuaga anticipa para el bitcoin una cotización literalmente millonaria para dentro de otros 10 años, así como una proliferación exponencialmente mayor de las criptomonedas en general. Por ahora, “bitcoin” sigue siendo la manera genérica de referirse a las criptomonedas; y si bien su valor ha fluctuado mucho (actualmente se ubica en torno de US$ 3700), es difícil imaginar otra inversión financiera que proporcione un rendimiento de semejante magnitud. Pero “la cantidad de gente que se acerca a programar, producir y aportar en materia de criptomonedas es cada vez mayor, y su producción intelectual es cada vez más interesante”, asegura Arzuaga.

Con su nuevo emprendimiento busca ofrecer una alternativa de riesgo a inversores no tecnológicos que deseen exponer su portafolio a los retornos posibles de las criptomonedas. “En el mediano/largo plazo, este retorno puede ser de 100% en los casos en que hoy se identifiquen criptomonedas que se perfilen como para ser el equivalente en el fútbol de lo que era Lionel Messi cuando tenía diez años de edad”, explica. Por ahora administra fondos por algunos millones de dólares y tiene presencia latinoamericana.

Argentina está en relación con las criptomonedas como estaba en 1996 en relación a la adopción de Internet: unas decenas de páginas web locales y unos pocos miles de usuarios de correo electrónico.

Gonzalo Arzuaga Terrifico Capital

Lo que acota el riesgo no es solamente la tecnología blockchain. A diferencia de las monedas soberanas, emitidas por los gobiernos de cada país, las criptomonedas nacen con una política de emisión limitada. Para referirlo al bitcoin, que es el ejemplo más conocido: éste dejará de emitirse cuando el circulante llegue a 21 millones, lo que se estima sucederá en el año 2140. “Está codificado así en la programación”, dice, lo que preserva a esta criptomoneda de la inflación, a diferencia de 144 de las 164 monedas soberanas que existen actualmente. “Las criptomonedas no reemplazarán al dinero tal como lo conocíamos, pero sí serán un alternativa interesante. Los saltos de la cotización en el minuto a minuto son irrelevantes; lo que importa es en qué medida las nuevas generaciones la adoptarán para sus transacciones cotidianas”, señala Arzuaga, quien en julio de 2018 publicó el libro Criptomonedas, las mejores estrategias para invertir en bitcoins, ICO y tokens, bajo el sello Random House.

El emprendedor está seguro de que para los chicos que están ahora en la escuela primaria, el uso de la tarjeta de crédito y la operatoria bancaria serán en su adultez claramente molestos –y las comisiones, un gasto estrafalario- en comparación con el pago efectuado en criptomonedas desde cualquier teléfono celular. “Hoy en día, el público que transacciona con criptomonedas todavía es algo así como 0,5% de la población… Casualmente, la misma proporción de gente que tenía casilla de e-email en 1996”, sostiene.

“En cinco años, esta argumentación va a sonar ridícula de tan obvia, pero ¡así son las revoluciones tecnológicas! Esto es un nuevo paradigma, ya no hay vuelta atrás. Y mientras tanto, si yo compro bitcoins hoy y necesito cambiarlos en seis meses, no hay ningún problema: es un activo súper líquido”, expresa el especialista.

La diferencia entre hacer una transacción con criptomonedas y hacerla, por ejemplo, con la tarjeta de crédito o vía homebanking, es que en el primer caso “se logró resolver tecnológicamente que cuando yo te mando el dinero digital a vos, ya no lo tengo más, entonces no puedo gastarlo dos veces”, indica. En cambio, lo otro es una experiencia digitalizada con dinero “normal”, soberano, papel moneda. “Sigue siendo la representación digital de un activo físico: la prueba son los camiones de caudales. Hacer una transferencia bancaria de Argentina a Tailandia puede demorar varios días, como si la plata viajara en un buque carguero, e implica una comisión para el banco de 50 dólares o más, dependiendo del monto de la transacción”, agrega Arzuaga.

Con su experiencia como pionero en el mundo digital, percibe que Argentina está en relación con las criptomonedas como estaba en 1996 en relación a la adopción de Internet: unas decenas de páginas web locales y unos pocos miles de usuarios de correo electrónico. Sin embargo, posteriormente, con la adopción masiva del uso de Internet, el sector financiero prácticamente no se vio afectado. Apenas desarrolló el homebanking, que sigue siendo la representación digital de un activo físico. De ahí que éste sea el gran momento para buscar a “Messi” en el mar de criptomonedas que se están creando.

Esto, a los fines de lograr la mayor rentabilidad. Pero a los fines de servirles a los jóvenes adultos del futuro para hacer sus transacciones cotidianas, no se necesitará que cada criptomoneda valga una fortuna para cumplir con su cometido. “Vamos hacia un mundo tokenizado, donde no será descabellado pensar que puede haber un millón de criptomonedas diferentes que representarán, cada una, un activo real, como hoy son los sitios web, sólo que no todos valen millones ni son conocidos masivamente”, anticipa Arzuaga.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram