Vidas empresarias: El “iluminado” que tuvo una idea millonaria

0 252

El CEO de Grupo UNO LED, Javier Miranda, fundó su empresa con un salto al vacío y le fue bien. A 4 años de su creación, la empresa facturó en 2018 $30 millones y hoy tiene representaciones en los lugares más diversos del Mundo. Su formato de venta bajo planes de financiación personalizados y su calidez en la atención al cliente lo catapultaron como líder en el país. En esta entrevista, hace un repaso por el proceso que lo llevó a vender hasta en África y cuáles fueron los emprendimientos que dejó en el camino.

Como tantos emprendedores argentinos, Miranda comenzó con ganas y remando en el día a día. En 2013 tenía una gráfica en Caseros, Provincia de Buenos Aires, pero uno de sus clientes más importantes decidió ponerle fin a su actividad y puso en riesgo al negocio. En paralelo, nacían sus hijas mellizas, luego de haber realizado dos tratamientos de fertilización para los cuales, con su esposa y principal socia, habían decidido poner previamente una heladería que terminó por fundirse.

Ese mismo año, incertidumbre mediante, recibe una llamada que cambiaría su futuro para siempre. Un cliente le consultaba si vendía pantallas LED y él casi sin pensarlo respondió con un “Sí” rotundo. Lo que no sabía era cómo conseguir ese producto, menos instalarlo, solo tuvo una visión de negocio que no abandonó por desconocimiento. Así, se presentó en Villegas e improvisó para su nuevo cliente lo que sería un plan de negocios publicitarios en pantallas LED.

El primer paso

Esa primera aventura que requirió de la colaboración de un herrero local y un grupo de vecinos curiosos, le dio el valor para continuar explorando el mercado. “En unos meses recupero la plata de la pantalla porque ya vendí un montón de publicidades, gracias a tu plan de negocios”, contaba el cliente primerizo. Miranda quedó asombrado y pronto se las ingeniaría para comenzar a importar las piezas desde China y ensamblarlas en el país.

Con la decisión de cerrar la imprenta, Javier se dedicó de lleno a su nuevo emprendimiento. El garaje de su casa en el Palomar era su puerta al Mundo, y aún sin conocimiento pleno sobre el tema, siguió profesionalizando su estrategia y los clientes entusiastas no tardaron en aparecer. Para 2014 ya tenía un local propio en Martín Coronado y luego vendrían 2 más en Caseros. En la actualidad, tiene oficinas por 1000m2 en el centro del partido de Tres de Febrero.

De esta manera, Grupo Uno LED lleva más de 600.000 kilómetros recorridos instalando pantallas a lo largo del país, tiene oficinas en España, Bolivia, Costa de Marfil y próximamente en República Dominicana. Su proyección ya contempla países como Nigeria, Italia, Ecuador, Estados Unidos y Uruguay.

Un rapto de coraje lo convirtió en uno de los emprendedores de tecnología más destacados de Argentina. Miranda supo adaptarse a las nuevas necesidades que le pedía el rubro, acepta hasta pagarés como forma de pago y atiende personalmente cada llamada. Además, se rige por una filosofía de vida: “Nunca hay que subestimar al mercado”.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram