CEOs y ejecutivos de empresas no aprovechan la tecnología para tomar mejores decisiones

0 181

Según la octava edición del estudio Risk in Review de PwC, las organizaciones deben centrarse en desarrollar habilidades digitales más sólidas y una mayor capacidad en su función de riesgo para tomar decisiones con más información sobre los peligros en un mundo impulsado por la tecnología.

El estudio de 2019 descubrió que, si bien muchas organizaciones adoptaron nuevas tecnologías como parte de sus funciones de auditoría interna, riesgos y compliance, aún no reconocen plenamente los beneficios de utilizar esas capacidades para tomar decisiones sobre inversiones en transformación digital.

PwC encuestó a más de 2.000 CEO´s, miembros de juntas directivas y profesionales en gestión de riesgo, cumplimiento y auditoría interna, para explorar qué diferencia a las funciones de riesgo cuando se trata de transformación digital. Sólo el 22% de los directores ejecutivos considera que la información de riesgo que reciben no es lo suficientemente completa y comprensible para la toma de decisiones a largo plazo.

“Es vital que los profesionales de estas áreas reconozcan que al mejorar su aptitud digital pueden adoptar un enfoque activo para convertirse en socios y líderes importantes para ayudar a sus organizaciones a obtener mejores beneficios de sus iniciativas digitales”, comentó Norberto Montero, socio a cargo de la práctica de Consultoría de PwC Argentina.

Los seis hábitos de las funciones de riesgo que impulsan una toma de decisiones más inteligente son:

  • Priorizar el plan digital.
  • Desarrollar nuevos talentos para avanzar a la par de la organización.
  • Encontrar el enfoque adecuado para las tecnologías emergentes.
  • Actuar sobre los riesgos en tiempo real.
  • Involucrar en las iniciativas digitales a los altos mandos.
  • Alinear los objetivos para proporcionar una visión consolidada de los riesgos.

Además, el estudio identifica dos componentes clave de la aptitud digital de una empresa:

  • Poseer las habilidades y competencias necesarias para asesorar estratégicamente a los actores sobre el riesgo y proporcionar garantías sobre las iniciativas digitales.
  • Cambiar los propios procesos, herramientas y servicios de la función de riesgo para obtener datos controlados y habilitados digitalmente para anticipar eventos y responder a ellos en el ritmo y escala de transformación digital que la organización requiere.

“Los profesionales deberían estar atentos a los planes seguidos por las empresas y confiar en que comenzarán a obtener buenos resultados si invierten tiempo y recursos necesarios para este tipo de proyectos”, cuanto más avanzada es la organización en cuanto a sus capacidades digitales se tornan más relevantes las funciones de los departamentos de riesgo”, finalizó Montero.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram