El Índice de Costo Argentino de la Producción bajó 1% y alcanzó un nuevo mínimo

0 29

El Índice de Costo Argentino de la Producción (ICAP-UADE) tuvo un retroceso de 11,3% en mayo de 2019 en relación con el mismo mes del año anterior. La variación mensual mayo-abril fue negativa en 1% en términos reales.

Tras varios meses de oscilaciones suaves, el ICAP-UADE alcanzó un nuevo mínimo impulsado por un aumento nominal de los costos por debajo de la inflación. Es probable que esta tendencia se revierta en las mediciones de junio, cuando los precios mayoristas subieron 1,7% pero comenzaron a entrar en vigencia las negociaciones paritarias.

De las 12 variables que conforman el índice, apenas 2 mostraron en mayo un incremento con respecto a abril en términos reales, mientras que las 10 variables restantes experimentaron incrementos. Los indicadores que tuvieron una evolución negativa fueron el riesgo país (que subió 10% en el mes y casi se duplica en un año) y la presión tributaria. Estas desmejoras fueron más que compensadas por la disminución en el resto de los componentes.

Cabe destacar que las variaciones nominales de salarios y del costo logístico en mayo fueron elevados, más allá que resultarán inferiores a la variación del IPIM. Con estos resultados, en los primeros 5 meses de 2019 se acumuló una reducción del costo de producción de 3% en términos reales.

El ICAP-UADE se ubicó en mayo por encima de los 85 puntos, tomando como base 100 el inicio de la medición (enero de 2016). Si se verifica una nueva alza en junio, podría indicar la existencia de una resistencia a quebrar el piso de 85 puntos del indicador.

En síntesis, la estabilidad cambiaria y los menores niveles de indexación de la economía fueron fundamentales para evitar saltos bruscos del costo empresario, lo que permitió ganar competitividad. Sin embargo, es probable que una nueva declinación significativa del costo y un incremento de la competitividad sistémica requieran reformas estructurales, en particular de medidas orientadas a la reducción de la presión tributaria, de los costos laborales, del costo logístico y del costo financiero.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram