“La marina mercante puede potenciar el desarrollo sustentable de la Argentina”

0 188

Lo señaló Leonardo Abiad, gerente de la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) y expresó que el potencial de la actividad “excede el beneficio sectorial”.

Aunque la Secretaría de Trabajo, revela que desde el año 2012 al 2018 se perdieron 1.500 empleos directos el directivo destacó que la crisis, los “revela” y obliga a buscar propuestas de crecimiento.

En ese sentido, destacó que las oportunidades se presentan tanto en el tráfico de cabotaje, y fundamentalmente en el tráfico marítimo internacional, en el cual no hay buques de bandera Argentina, y ofreció una serie de datos de carga, que demuestran el potencial de desarrollo del sector, como la participación del transporte por agua, que en el ámbito del cabotaje, en Argentina es del 4 %, mientras que el promedio internacional es del 9 % y en Brasil del 16 % (Según fuentes de la Dirección Nacional de Planificación de Transporte de Cargas y Logística).

“Estamos proyectando acciones para incrementar el tráfico de cabotaje”, reconoció el gerente de FENA durante el XXIX Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior. Respecto de las cargas de exportación originadas en puertos públicos y privados entre 2014 y 2018 (Fuente Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante) indicó que representan alrededor del 64%, mientras que tráfico de cabotaje e importación suman un 35 %.

Por eso señaló que “el tráfico marítimo internacional de granos, subproductos y aceites suman el 89% de la carga exportada, lo que representa una verdadera oportunidad para que sean fletadas por buques argentinos”.

En tanto, destacó que alcanzar ese objetivo, cambiar el paradigma de relacionamiento, se requiere el aporte de todos los actores que integran la actividad. “FENA desde su creación, en el año 2015, estimula el diálogo con todos los sectores. Fundamentalmente se debe promover que la política hacia la actividad trascienda un Gobierno, deben ser políticas de Estado de carácter permanente”, planteó.

Y como estrategia propuso concretamente reglamentar aquellos artículos que no fueron reglamentados de la Ley de Marina Mercante (N° 27.419); eliminar las deficiencias logísticas, a través de una mesa de diálogo permanente (Con Aduana, Prefectura, Armada, etc.); desarrollar una cadena logística bajo una Economía de Transporte Intermodal (ETI) capaz de desarrollar el cabotaje; crear un Registro Especial y establecer un acuerdo, entre armadores y sindicatos, con  modalidades de trabajo especiales que posibiliten participar en el Tráfico Internacional.

Finalmente, Abiad destacó que los objetivos esperados son incrementar la flota del pabellón nacional y, a la par, los puestos de trabajo.  “Esto implicará, desarrollo, crecimiento, bienestar, inversiones, disminución de los costos del transporte y contribución en la reducción de la huella de carbono”, dijo.

En la misma línea, el Capitán Jorge Tiravassi, vicepresidente del Centro de Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante (CCUOMM), puso el foco en la necesidad de “cambio de estrategia” en el planteo de las necesidades del sector a los funcionarios. Y subrayó la importancia de que todo el sector esté unido. “En la actualidad el consenso existe y es de suma trascendencia, ya que la historia demuestra que la falta de consenso sirve como excusa para que no se tomen determinaciones”.

“La coincidencia-agregó Tiravassi- es incrementar la participación de buques argentinos, tripulados por argentinos en los tráficos internacionales”. Y señaló que hay motivos poderosos, como la generación de divisas genuinas, para mejorar el resultado de la balanza de pagos; incrementar la actividad económica; afianzar la soberanía del comercio exterior; reforzar la integración regional y fomentar el desarrollo de la industria naval con la construcción la reparación y el navalpartismo, que es consecuencia inmediata del crecimiento de la flota. Manifestó que Argentina posee fortalezas para alcanzar esas metas.

Además, ponderó que Argentina “es un país generador de cargas; posee un extenso litoral marítimo y fluvial, tiene empresas con capacidad y voluntad de desarrollarse, marinos mercantes capacitados por una Escuela de Náutica bicentenaria que cumple y supera los estándares establecidos por la organización marítima internacional, y también acuerdos bilaterales vigentes que otorgan cierta protección”.

Aunque existen “debilidades”, Tiravassi reconoció que el transporte comercial está concentrado en oligopolios, las empresas son grandes grupos económicos, que tienen flotas, puertos, depósitos fiscales, servicios conexos y todos los nodos logísticos de distribución. “Poseen o arriendan flotas inscriptas en registros de conveniencia, es decir en condiciones totalmente desreguladas. Localmente se debe afrontar una alta carga impositiva; existen trabas burocráticas reglamentarias y aduaneras y una logística de instalaciones portuarias obsoletas e insuficientes”, describió.

“Existen –explicó-, algunos dispositivos legales que facilitarían alcanzar la meta propuesta, al respecto mencionó: El flete internacional que realicen buques argentinos debería ser considerado como exportación de servicios, disminución de la carga impositiva, a partir de la cual podría reducirse el costo laboral por el impuesto a las ganancias)”.

Y destacó que se encuentran trabajando con legisladores nacionales para lograr legislación complementaria, también con la FENA para lograr convenios de trabajo asimilables al tráfico internacional.

Por último, el dirigente del CCUOMM afirmó que existen coincidencias en el diagnóstico de la situación actual y consenso entre el sector empresario y el sector de trabajo respecto de las decisiones necesarias para el desarrollo de la actividad. “Falta un cambio de estrategia para hacer conocer, convencer y entusiasmar a todos los responsables sobre el interés nacional en la reconstrucción de una marina mercante genuinamente argentina y al servicio de los más altos intereses de la Nación”, concluyó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram