Un año de desafíos superados para Lácteos Luz Azul

0 89

La pyme argentina Lácteos Luz Azul se enfrentó a uno de sus años más exigentes en este 2020, el cual se vio reflejado en un crecimiento de 20% de su facturación y la apertura de 20 nuevos locales bajo el modelo de franquicia, sumando un total de 52 comercios de venta al público en el país Los desafíos que la pandemia de Covid-19 planteó a la sociedad, a la economía y al sector productivo no fueron pocos, pero con esfuerzo, agilidad en la toma de decisiones y una apuesta continuar produciendo, mejorar la calidad y profundizar el modelo de negocio, Luz Azul logró superarlos para satisfacer a una demanda creciente de consumidores que no se detuvo pese a los cierres de los locales que afectó a los comercios durante los primeros meses de las medidas oficiales por el aislamiento social obligatorio.

Según Gabriela Benac, socia gerente de Lácteos Luz Azul: “fue un año de muchísima incertidumbre en toda la sociedad. Nadie ganó con este virus. En mi tarea diaria pude percibir lo que pasaba al recorrer todo el país.  Fue difícil trasladarse en las rutas, por los controles, el estrés, el miedo al contagio, el cumplir con las cuarentenas, hacerse hisopados antes de entrar a cada localidad, el personal que no pudo ir a trabajar, todo afectó mucho nuestra forma de trabajo y nos obligó a esforzarnos el doble”.

En este contexto, sin embargo, las franquicias continuaron sumándose. “El principal desafío era poder entrar a cada localidad en la que abríamos franquicias para ir a capacitar a los franquiciados e inaugurar los nuevos comercios”, repasa Benac.

Así, de 32 locales en enero de 2020, el año concluye con un total de 52 locales abiertos (a noviembre). Esto representa un 60% de crecimiento. Para Benac, el éxito se explica por la condición de “rubro esencial” que identificó a la industria de los alimentos en el contexto de pandemia y, por otro lado, la tendencia a cocinar más que se generó en el público durante las prolongadas cuarentenas. Todos los productos de la marca subieron en consumo: el dulce de leche, la manteca, la crema y los quesos. “La gente se dedicó a comer y el dinero circulante se volcó a alimentos y a artículos de primera necesidad”, indica la directiva.

En cuanto a los empresarios e inversores, muchos comerciantes vieron la necesidad de reconvertir sus negocios y se volcaron al rubro alimentos, lo que motivó el interés por las franquicias de la firma, un negocio seguro en contexto de pandemia. “Quienes tenían actividades no esenciales, vieron que, en un año, quizá dos, no iban a poder facturar y tuvieron que apostar a otro rubro esencial”, observa. Pero no solo se abrieron nuevas franquicias, sino que también hubo un récord de aperturas de segundos locales: 5 franquiciados inauguraron su segundo y hasta su tercer local en Tucumán, Santa Rosa, Tandil y La Plata.

En resumen, la facturación de 2020 de Luz Azul aumentó un 20% con respecto a la de 2019 y, además, cambió el modelo de negocio que apostaba al mercado mayorista y se volcó prioritariamente a las franquicias.

Luz Azul en números

  • 700 mil kilos de dulce de leche Luz Azul se vendieron al público desde enero a noviembre de 2020.
  • 2.4 millones de kilos se consumieron de la línea de quesos.
  • 4 nuevos productos se desarrollaron en 2020: leches, queso cheddar, queso crema entero y descremado.
  • US$ 500.000 se invirtieron en automatizar la producción (se automatizó el recibo de leche y se habilitó la nueva ala de concentrado de suero que permite recuperar el producto perdido y cuidar medio ambiente).
  • Entre 4 y 5 millones de pesos de facturación mensual tuvieron los locales de mayor venta en 2020: Olavarría, Tigre y Villa Urquiza.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram