Luz Azul lanza al mercado leches larga vida entera y parcialmente descremada

0 130

Junto al café o el té, sola o en licuados, en un bol con cereales, para panes, tortas y postres, como base de salsas o en platos salados: la leche es uno de los productos siempre presentes en las comidas hogareñas argentinas. Para acompañar ese consumo diario con una propuesta propia, Luz Azul -empresa láctea oriunda de la ciudad de Azul, en la provincia de Buenos Aires-presentó su primera leche larga vida en dos versiones, entera y parcialmente descremada.

“La pandemia trajo cambios de hábitos: la gente empezó a consumir más productos de primera necesidad y también hubo un mayor interés por cocinar en familia, por preparar y disfrutar panes, tortas y postres en casa. En la cadena láctea, la leche es el elemento principal. Por eso creímos que, como la PyMe láctea que somos, era importante poder desarrollar este nuevo producto propio, que también nos permitirá ofrecer una mayor variedad en nuestros locales de todo el país”, cuenta Gabriela Benac, socia de Luz Azul.

Ambas leches están fortificadas con vitaminas A y D, y están a la venta en todos los comercios de la marca en formato de 1 litro. La leche UAT entera cuenta con un 3% de materia grasa y tendrá un precio de $62,90; por su parte, la leche UAT parcialmente descremada posee un 1% de materia grasa y será comercializada a un precio más bajo, $59,90.

“La leche parcialmente descremada lleva un proceso extra de producción, en el cual se corrige al contenido de materia grasa de la materia prima al valor deseado, en este caso al 1%. Esto hace que los costos operativos aumenten, pero también recuperamos el valor de la crema sobrante del proceso, que es superior al aumento del costo operativo. En el balance final, producir cada litro de leche parcialmente descremada resulta más barato que producir leche entera. Por ese motivo, nos parece justo trasladar esta diferencia de costos a los consumidores”, cuenta Ismael Bracco, Licenciado en Tecnología de Alimentos y socio de Luz Azul.

El packaging tiene como protagonista a Azulina, el personaje que representa a las leches de Luz Azul. La producción inicial de cada línea de leche UAT será de 28.000 litros, con una vida útil para consumo de seis meses. Para desarrollar esta novedad en su porfolio, Luz Azul –que aporta la materia prima y los envases primarios y secundarios, y lleva adelante la logística– realizó una alianza estratégica con otra compañía para el proceso de elaboración. Siguiendo la búsqueda de innovación constante, para el verano de 2021 la marca proyecta ampliar esta línea con el lanzamiento de su leche chocolatada.

Además, la firma produce quesos de pasta blanca, hilados, semiduros y de pasta dura; dulce de leche, en las variedades familiar, repostero y confitero; la línea de frescos, integrada por la crema de leche y ricota; y la nueva línea de leches. Todos los productos de la marca se pueden comprar en los 36 locales propios y franquiciados a lo largo del país. En línea con su plan de expansión, en las próximas semanas abrirán sus puertas nuevas sucursales de Luz Azul en Bragado (Buenos Aires), Congreso y Barrio Norte (CABA), San Juan, La Rioja, Cipoletti (Río Negro) y San Miguel de Tucumán.

La compañía ofrece una conveniente relación precio-calidad gracias a su modelo de negocio sin intermediarios. Luz Azul procesa 80 mil litros diarios de leche fluida y todos los productos llegan de forma directa de la planta a los locales, lo que permite una dedicada atención al producto en cada etapa hasta llegar al consumidor.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram