El sector marítimo argentino a contramano del mundo

0 5.705

Mientras en la tradicional Cumbre anual organizada por la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), que se está llevando a cabo actualmente en la República de Singapur, donde participan los principales referentes del sector del transporte del mundo, se debaten y tratan temáticas tendientes a fomentar las economías locales a través de medidas de protección y atracción de inversiones, la Argentina opta por resoluciones que van a contramano de lo que aplican las potencias mundiales con excelentes resultados.

Para tomar algunos ejemplos. Chile, a través de la Asociación Nacional de Armadores del país (ANA) valoró un informe elaborado por la ITF, el cual defiende la postura proteccionista frente al cabotaje. Se trata del “Cabotage Laws of the World”, que proporciona un primer análisis independiente de las leyes de cabotaje marítimo mundial, basado en la legislación y el asesoramiento de 140 países.

El estudio revela la importancia de fomentar la marina mercante chilena, velando por su desarrollo sostenido, garantizando un mejor crecimiento económico para este país y asegurando mayor seguridad nacional.

Asimismo, un estudio encargado por la ITF al Seafarers Rights International (SRI) proporciona datos sobre la legislación global respecto al cabotaje.

La Federación encargó este informe debido a la carencia de una contabilidad completa y reciente de las leyes de cabotaje marítimo en todo el mundo y entre los principales datos arroja que:

  • 91 estados miembros y el 80 % de las costas del mundo de los estados marítimos miembros de la ONU poseen leyes de cabotaje.
  • Los objetivos de la política de cabotaje están diseñados para mantener la seguridad nacional, promover la competencia leal, desarrollar la capacidad humana, crear empleo, promover la propiedad naval, aumentar la seguridad de los buques en puerto, mejorar la protección del medio marino y preservar el conocimiento y la tecnología marítimos.

Haciendo referencia a los Estados Unidos, el país cuenta con la conocida “Jones Act”, una ley marítima esencial que promueve la movilización de bienes y personas en buques con bandera estadounidense, construidos en los estados Unidos y de propiedad de armadores del mismo país.

Matt Woodruff, presidente de la American Maritime  Partnership, destaca que para los Estados Unidos, la industria marítima ha ocupado un papel fundamental para el mantenimiento de su seguridad nacional y económica.

Este estudio refuerza la importancia de las leyes de cabotaje, la “Jones Act”, así como las históricas acciones legislativas adoptadas a nivel mundial, incluso en países como Rusia, China y Corea del Sur.

Teniendo en cuenta lo descripto anteriormente, puedo afirmar que la República Argentina está mirando hacia otro lado en lo referido al sector marítimo fluvial, y los beneficios que traería aparejados si se toman como ejemplo casos como los aplicados en países del primer mundo, que ven hace décadas las ventajas de contar con leyes que protejan su economía, promoviendo inversiones propias y provenientes de otros países.

La República Argentina cuenta con una de las costas con mayor extensión a nivel mundial. A pesar de ello, no genera políticas tendientes a explotar su riqueza. No promueve la llegada de inversiones locales y extranjeras, por el contario, las ahuyenta.

La Resolución 870/2018 incentiva la desintegración de la marina mercante y facilita la tercerización de banderas extranjeras.

Julio González Insfrán Presidente de Navegación Interior por Latinoamérica y el Caribe de la ITF - Secretario General del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo de la República Argentina

Prueba de ello es la Resolución 870/2018 establecida recientemente por el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, un claro avance contra el fomento y protección de la marina mercante nacional, a través de la implementación de la modalidad exprés para la suplementación del cabotaje nacional, incentivando la desintegración de la marina mercante y facilitando la tercerización de banderas extranjeras.

Esta Resolución otorga a la Dirección Nacional de Política Naviera y Portuaria dependiente de la Subsecretaría de Puertos, Vás Navegables y Marina mercante, el otorgamiento de las excepciones  de las leyes de cabotaje nacional.

Se aprueba el procedimiento para efectuar trámites de excepciones a la Ley de Cabotaje Nacional, implementando las plataformas TAD (tramitación a distancia), RLM (Registro Legajo Multipropósito) y los medios de comunicación electrónica.

Esta medida acelera y facilita la eliminación del cabotaje nacional. A partir de ahora, se podrán contratar buques de otras banderas y suplantar la tripulación argentina mediante correos electrónicos y trámites exprés.

También, esta resolución impulsa el Decreto Menemista 817/92, que en su artículo 13 establece que corresponde a los armadores nacionales y extranjeros la libre determinación del personal de explotación de los buques y artefactos navales.

Como conclusión, el actual Gobierno Argentino está a años luz de entender que el sector marítimo fluvial es una de las piezas fundamentales en la que debe sustentarse la economía del país. Espanta las inversiones locales y extranjeras e incrementa la desocupación, que se encuentra en el nivel más alto de las últimas décadas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram