En crisis

0 249

Comentamos dos datos económicos: la caída del PIB y el aumento del desempleo a una tasa de dos dígitos. Las cámaras empresariales, gremios y funcionarios preparan proyectos para atender un situación crítica  en sectores como la construcción y la industria automotriz. El dólar contínua sensible a todo ello.

La recesión económica se profundizó en el segundo trimestre del año, según informó INDEC, el PIB se contrajo -0,3% respecto de los primeros tres meses del año (equivalente a -1,2% anualizado). Sobresalió el deterioro del consumo por quinto trimestre consecutivo, asociado al deterioro del salario real (que entre el segundo trimestre de este año y el de 2018 cayó a la mitad). Es acertada la insistencia del Frente de Todos acerca de la necesidad de recomponer el salario real en el cortísimo plazo. En la medición de INDEC la inversión privada mostró una leve variación positiva respecto del trimestre anterior pero se mantiene en mínimos históricos: la tasa de inversión alcanza apenas al 16,5% del PIB.

Mara Pedrazzoli Economista del Centro Cultural de la Cooperación (CCC)

La tasa de desempleo aumentó hasta 10,6% de la población en edad de trabajar en el segundo trimestre de este año, también según informó INDEC. Fue el registro más elevado desde la gestión de Cambiemos y representativo también del cambio de rumbo económico: a pocos años de iniciar su gestión el kirchnerismo celebraba haber bajado la tasa de desocupación a un dígito, alejando al fantasma del desempleo en los 90. De acuerdo al último relevamiento de INDEC, 1,4 millones de argentinos no tienen trabajo de ningún tipo y 1,7 millones están subocupados (trabajan menos de lo que necesitan y demandan) en la actualidad. Esto es un problema enorme, económico y social, que deberá hacer frente el próximo gobierno. Se requiere pericia. Las estadísticas de INDEC también mostraron un aumento del empleo de baja calidad: el avance de la informalidad y el cuentapropismo.

Otras discusiones que cargan la agenda de la futura gestión de gobierno son las críticas situaciones que enfrentan las PyMEs, la actividad del sector de la construcción (ambos importantes generadores de fuentes de empleo en Argentina), la industria automotriz (idem aunque con lógicas de empresas multinacionales) y la salud en el país. Hay varios proyectos que se acercan a las Cámaras Baja y Alta luego de la aprobación de la emergencia alimentaria. La Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sumó esta semana un proyecto a los acopios de las pequeñas cámaras empresariales en el que solicita líneas de crédito subsidiadas (a tasas del 21%), la activación del programa de Repro PyMEs y otros beneficios fiscales. Los Ministros de Salud de 14 provincias solicitaron también y de manera urgente la asistencia en el ámbito de salud.

La cámara que agrupa a las concesionarias del rubro automotriz, ACARA, presentó también un documento en donde piden 365 días de beneficios tributarios y financieros. Recordemos que la ventas de rodados se redujeron casi a la mitad respecto del año pasado ante el deterioro de la demanda interna y menores envíos a un estancado Brasil. Las perspectivas tampoco son auspiciosas para 2020. El uso de la capacidad instalada ronda un récord de 30%: es decir el 70% de las fábricas están paradas, Campana es un claro ejemplo de lo que eso significa en cuanto a pérdidas de puestos de trabajo y discontinuación de la producción. El tímido plan de estímulo ensayado por Cambiemos en agosto no dejó marca.

Por último, resta aclarar que otro aspecto sensible para la gestión que viene será el financiero o cambiario, dado que el grueso de la deuda está comprometida en moneda extranjera. El viernes el gobierno envió al Congreso el proyecto de reperfilamiento de deuda local: una iniciativa amplia y sin mayores detalles sobre plazos (4 a 6 años) o tasas de interés. El monto reperfilado asciende a USD 9.000 millones este año, que se cargarán a los vencimientos por USD 38.000 millones que deberán financiarse en 2020. Algunos especialistas creen que la realidad financiera del país exigirá algo más que la extensión de plazos el año próximo. El proyecto enviado al Congreso también establece la imposición de cláusulas contra fondos buitre. Esta semana el dólar se mostró más volátil, el tipo de cambio mayorista subió unoa centavos hasta ubicarse en AR/USD 57, en tanto subió la brecha (un 20%!) en la cotización para operaciones financieras, con un dólar cercano a AR/USD 68.

PIB argentino, en $ constantes y % variación anual

Fuente: Elaboración propia en base a INDEC.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram