IoT y Redes PON, una gran oportunidad tecnológica

0 129

Los requerimientos en la velocidad de transmisión de datos, la telefonía móvil y el uso de aplicaciones en los mismos, son tendencias que han transformado radicalmente el mundo de las comunicaciones en los últimos años. El Internet de las cosas (IoT) seguirá en crecimiento y posicionándose como una tecnología centrada en las personas y aportar a la calidad de vida, cuyo potencial está en la capacidad para combinar datos y objetos a través de redes avanzadas de comunicaciones y procesos analíticos.

En esta era, cada día hay más dispositivos conectados como personas generando datos que serán procesados a través de herramientas analíticas para obtener información útil que favorezcan los procesos productivos de una empresa, esta tendencia ha generado mayores necesidades en la infraestructuras de red para garantizar un ancho de banda apropiado ante la demanda de recursos que se generan dentro de una organización. Ante este escenario, las organizaciones están buscando maneras más eficientes para almacenar y tratar los datos generados, reducir costos y aumentar la seguridad. Por ejemplo, implementando las ventajas de una nueva tecnología para redes LAN conocida como Redes Ópticas Pasivas (PON), basadas en el uso de la fibra óptica monomodo como medio de transmisión.

Por Lucas Samyn Ingeniero de Aplicaciones Internacionales Furukawa Latam

Las redes PON poseen diversas ventajas comparadas a las redes tradicionales basadas especialmente en cobre como medio de transmisión, pues además de garantizar mayor capacidad de ancho de banda para aplicaciones actuales y futuras, también permite mayor facilidad en procesos de mantenimiento y detección de fallas generando reducción en los costos de operación.

Otra ventaja de este tipo de redes es la baja cantidad de fibra óptica necesaria para el despliegue si se compara con las arquitecturas punto a punto. También hay una mejora en el servicio gracias a la inmunidad que presenta la fibra óptica a los ruidos electromagnéticos en ambientes críticos

El aumento en la cobertura también es una de las ventajas más representativas, puesto que las empresas de telecomunicaciones ahora ya pueden prestar servicios Triple Play (telefonía, Internet y televisión), gracias a una infraestructura robusta que les permite soportar estas aplicaciones sin necesidad de utilizar equipos activos entre la oficina del operador hasta el usuario final, minimizando considerablemente los puntos de falla de la red.

Las redes ópticas pasivas (PON) para aplicaciones LAN están generando grandes beneficios en el ahorro de infraestructura y canalizaciones, optimización de espacios de los cuartos técnicos y consumo  de energético.

Ahora la tecnología PON también puede ser aplicada en ambientes corporativos, educativos, industria, aeropuertos, entre otros, ya que proporciona una alta performance en la transmisión de datos, alta disponibilidad y confiabilidad con bajos costos en la inversión inicial en el proceso de diseño de la red, en el despliegue y en la operación y posteriormente en el mantenimiento de la infraestructura,al mismo tiempo que contribuye con el cuidado del medio ambiente.

El gran desafío está en que las grandes corporaciones posean la agilidad para procesar toda la información generada, tomen decisiones asertivas y logren mantenerse en un mundo más competitivo y cada vez más dinámico.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram