Nuevos responsables para encarar el cambio hacia un modelo económico más digno

0 57

Luego de una semana “sin precios” en la economía tras las PASO y tras la renuncia del Ministro de Hacienda -y hacedor del programa del Fondo- Nicolás Dujovne, fue designado en su reemplazo, para encargarse de la “transición económica” del lado del oficialismo, el Ministro bonaerense, Hernán Lacunza.  Confirmó, tal como había hecho Alberto Fernández la semana pasada, que la prioridad será estabilizar el tipo de cambio. Y el FMI –el tercero en discordia- pareció dar aire a los locales, y enviará su misión de técnicos a discutir con oficialistas y peronistas populares la semana próxima.

Mara Pedrazzoli Economista del Centro Cultural de la Cooperación (CCC)

Previo a la jura y primeras palabras del flamante responsable de Hacienda el martes, se conocieron el día lunes precisiones económicas de parte de dos referentes del equipo económico del Frente de Todos: Guillermo Nielsen y Emmanuel Alvarez Agis, ex Secretario de Finanzas y ex Vice Ministro de Economía del kirchnerismo. Los especialistas aclararon parte de las dichos de Alberto Fernández en entrevista con el diario Clarín el día domingo: la intensión peronista es “refinanciar” la deuda, es decir, prolongar los plazos para el pago de vencimientos, que preocupan –según dijo Fernández- a partir de 2021.

En principio, un futuro gobierno peronista no va a proponer una “quita” de parte del monto adeudado ni declarará el default de la deuda con acreedores externos (FMI y pequeños y grandes bonistas). No hay parangón con la reestructuración de deuda que Alberto recordó haber negociado durante el gobierno de Néstor Kirchner.

A su vez, el día miércoles se sumó un nuevo nombre a la lista del tandem financiero del Frente de Todos, el de Martín Redrado, colaborador (y ex colega) de Alberto en temas de deuda, según destacaron algunos medios.

También el miércoles 21, Hernán Lacunza recibió a Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca, como representantes del equipo económico del Frente de Todos. Los especialistas coincidieron en señalar su preocupación por la reciente volatilidad cambiaria y sus dos consecuencias económicas de peso: la pérdida en las reservas y la aceleración inflacionaria (ambas partiendo de niveles críticos provocados por la política económica de Cambiemos). En lo que va de agosto se perdieron alrededor de USD -8.000 millones para contener la corrida cambiaria. En tanto, la inflación este año superaría el 50%.

A su vez, desde el Frente de Todos reiteraron las afirmaciones del candidato presidencial respecto de la necesidad de revertir la recesión económica, la pérdida de empleo y el aumento de la pobreza que conllevó el modelo económico en curso.

La semana próxima estos aspectos entrarán en la mesa de discusión con los técnicos del Fondo, quienes ya avalaron desembolsos previos con peores perspectivas fiscales, inflacionarias y de crecimiento del PIB, pero ahora negociarán con un cambio de visión del escenario macro en el mediano plazo. Alberto Fernández no va a ajustar en 2020 para lograr un superávit del 1% del PIB. Por otro lado, resta aclarar el fondeo de las recientes medidas expansivas lanzadas por Cambiemos.

Lo interesante en este grueso panorama desolador (se conocieron esta semana datos de pobreza, actividad y ventas minoristas bastante poco alentadores) es que exista esta “transición” entre dos equipos de gobierno, un fenómeno quizás inédito en la historia económica de nuestro país.

Las reservas del BCRA cercanas al nivel de una década atrás, con el dólar más alto.Fuente: Elaboración propia en base a BCRA.
Nota: Las estimaciones de caída del PIB para 2019 rondan -2,7% anual, para 2021 -1% anual. En 2018 el PIB cayó -2,4%.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram